Despedirlo fue lo mejor…

El dueño de los Wizards de Washington, Abe Pollin discutió en una charla a través de la línea de internet que su decisión de despedir a Michael Jordan como presidente de operaciones fue “muy difícil”, pera también la mejor para el equipo. En la charla dedicada al asunto de Jordan, Pollin respondió a las preguntas que le hicieron y en todas aseguró que no fue fácil lo que le tocó hacer, pero que se sentía satisfecho y tranquilo porque al final de todo había sido lo que iba a beneficiar más al equipo.

WASHINGTON, EE.UU (EFE).- El dueño de los Wizards de Washington Abe Pollin discutió en una charla a través de la línea de internet que su decisión de despedir a Michael Jordan como presidente de operaciones fue “muy difícil”, pera también la mejor para el equipo. En la charla dedicada al asunto de Jordan, Pollin respondió a las preguntas que le hicieron y en todas aseguró que no fue fácil lo que le tocó hacer, pero que se sentía satisfecho y tranquilo porque al final de todo había sido lo que iba a beneficiar más al equipo.
“No debemos olvidar que yo estaba preparado para volver a contratar a Michael Jordan como presidente de Operaciones, no al jugador Michael Jordan”, explicó Pollin. “Entonces comprendí que para el desarrollo y crecimiento de nuestro equipo era mejor ir en otra dirección”.

A comienzos del pasado mes de mayo, Pollin le comunicó a Jordan en una reunión de sólo 18 minutos, descripta como poco amistosa, que no deseaba contratarlo de nuevo como presidente de operaciones.

Personas dentro de la organización de los Wizards definieron a Jordan como un ejecutivo que fomentó malas relaciones y un ambiente de enfrentamiento y un jugador que era temido por el resto de sus compañeros.

“Al margen de la manera como Michael tuvo que salir del equipo, sólo puedo decir que siento un gran respeto por Michael Jordan, pero tenía que tomar una decisión y fue la que le trasmití”, comentó Pollin. “Todo lo demás que se ha dicho y caracterizado de lo que sucedió en la reunión es sólo suposiciones que no admiten discusión”.

Pollin fue categórico cuando dijo que ésta era la última vez que hablaba del asunto de la salida de Jordan de la organización de los Wizards.

Jordan, en un comunicado oficial que dio a conocer después de que fue despedido, calificó la manera como se hizo de “insensible” y “muy dura”.

La ex súper estrella, que fue presidente de operaciones desde enero de 2000 hasta septiembre de 2001, cuando dejó el puesto para anunciar que volvía a la competición activa al firmar por dos temporadas como jugador, fue el que permitió que el equipo vendiese todas las entradas para los 82 partidos que disputaron en su campo.

La decisión de echar a Jordan de la organización le ha costado a los Wizards tener que hacer un gran trabajo para superar las reacciones negativas que se dieron entre los aficionados, y el propio Pollin dijo que han tenido un “verano muy duro”.

Pollin ofreció a los aficionados que tenían abonos de temporada la devolución completa de los depósitos que habían hecho si no se sentían satisfechos con las gestiones que ha realizado durante el descanso del verano, que incluyeron el fichaje de Ernie Grunfeld como nuevo presidente de operaciones y de Eddie Jordan, como el entrenador del equipo, el séptimo desde la temporada de 1999, si se cuentan también los interinos.

“Me siento feliz con los informes que hemos recibido de que pocos aficionados han aceptado la oferta que les hice y que el porcentaje de renovaciones es actualmente mejor que el que teníamos el año pasado”, comentó Pollin.

Sin embargo, el dueño de los Wizards también dijo que era consciente que este año no iban a esperar una temporada de llenos completos en el MCI Center de Washington.

Los comentarios están cerrados.