EE.UU obtuvo la AmeriCup

Estados Unidos campeón (Fotografía: FIBA)

Estados Unidos se consagró campeón de la primera edición de la AmeriCup. En el encuentro final disputado en la ciudad de Córdoba se impuso sobre Argentina por 81 a 76 tras levantar desventaja de veinte cuando promediaba el tercer cuarto. Pese a mostrar una versión lejana de sus mejores equipos a los estadounidense les alcanzó para ganar título de forma invicta.

Nicolás Brussino fue lo más regular que mostró Argentina a lo largo y ancho del partido. El cañadense finalizó con 26 puntos, 6 rebotes y 6 asistencias. Estuvo escoltado por Facundo Campazzo (15) y Deck (14). En EE.UU sobresalió el pivote suplente Jameel Warney (21+7)

Estados Unidos y Argentina protagonizaron dos partidos en uno. El primero duró poco más de dos cuartos, perteneció a los argentinos, impusieron los tiempos, aprovecharon el magro porcentaje ajeno (11/38) y de la imagen discretísima que dejó su oponente en ese tramo para desnivelar fundamentalmente con Brussino y Deck. Argentina comenzó con ventaja de ocho (0-8), extendió a nueve (7-16), once (18-29), doce (27-39) y en medio de la tranquilidad la aumentó a quince con triple de Campazzo cuando terminaba la primera mitad (27-42).

Pero después apareció otro partido diferente y coincidió cuando EE.UU defendió con mayor énfasis al perímetro y encontró en Warney al pivote que necesitaba para desnivelar bajo de los aros. Era obvio que lo de Argentina frente al favorito no podía ser tan simple ni lo de EE.UU tan pobre. Por entonces Argentina ganaba por veinte (28-48, 30-50 máxima) aunque la empezó a pasar mal porque se transformó en un equipo sin posibilidades ofensivas, pagó caro la falta de madurez para manejar el resultado, las malas decisiones se multiplicaron, EE.UU corrió con mayor asiduidad y en tres minutos la brecha se redujo a la mitad (41-52).

Finalmente entre el cierre del tercer cuarto y el inicio del último EE.UU se adueñó del juego. Primero lanzó ráfaga de 12 a 0, quedó a una posesión (53-56), igualó a falta de 7:30 (58-58) y con un aporte más diverso luego escapó a siete (70-63 máxima). En medio del desconcierto (40-13) el equipo argentino se malhumoró con los árbitros a raíz de algunos fallos polémicos. Pese a eso, con más corazón que juego, tuvo una chance. A los 39:20 se puso a tres (76-73) con Campazzo y a 39:20 a dos (78-76) con Brussino, Hilliard falló un libre (79-76) y con 9″ la igualdad le quedó a Laprovittola aunque malogró el triple y Warney aseguró con simples.

ESTADOS UNIDOS 81-ARGENTINA 76 (1º Puesto)

EE.UU (81): Kendall Marshall 2, Wendell Williams 7, Reginald Williams 7, Darrun Hilliard 15, Marshall Plumplee 0 (fi); Reggie Hearn 14 Jameel Warney 21 Xavier Munford 10 Larrry Drew 5. DT: Jeff Van Gundy. Argentina (76): Facundo Campazzo 15, Nicolás Brussino 26, Patricio Garino (x) 4, Gabriel Deck 14, Marcos Delía 2 (fi); Nicolás Laprovittola 5, Máximo Fjellerup 0, Lucio Redivo 3, Javier Saiz 7, Tayavek Gallizi 0. DT: Sergio Hernández. Arbitros: Guilherme Locatelli (Brasil), Julio Anaya (Panamá) y Alejandro Sánchez (Uruguay). Parciales: 15-22, 27-42 y 50-56. Estadio: Superdomo Orfeo.

Etiquetado 

Los comentarios están cerrados.