De paliza en paliza

Stephen Curry (Fotografía: Getty Images)

El campeón Golden State Warriors retomó el liderazgo en la Serie Final del Oeste. En el tercer juego como local en Oakland apabulló a Houston Rockets 126 a 85 pasando a tomar el control del cruce 2-1 y conquistar su decimosexto triunfo consecutivo en el Oracle Arena.

Por el momento en ninguno de los tres partidos se produjo el cierre que muchos esperaban, el partido más equilibrado fue el primero y hasta no mucho más del primer tiempo. A un segundo punto dominado por Houston le siguió un tercero monopolizado por Golden State. Ergo, emoción cero y flaco favor para los ratings televisivos que tanto importan a la NBA.

Golden State ganó en cada uno de los cuartos e hizo la derrota de Houston más dolorosa en el último tramo cuando le sacó la mitad de los 41 puntos de diferencia (38-18).

A un timorato segundo juego de Stephen Curry siguió otro donde totalizó 35 puntos (13/23), 6 rebotes y 6 asistencias. La mitad (18) los hizo en el tercer cuarto. Pero no sólo eso. Draymond Green, el que luce poco pero casi siempre está cerca del triple doble, terminó con 10+17+6. A ello se le agregaron 33 puntos desde el banco y el 25+6+6 de Kevin Durant.

Una de las claves estuvo en las 19 pérdidas de Houston. Demasiadas para este nivel y que en una buena parte fueron producto de la presión defensiva de Warriors.

En Houston, James Harden sumó 20 puntos y 9 asistencias.

GOLDEN STATE WARRIORS (2) 126-HOUSTON ROCKETS (1) 85 (2-1)

Golden State (126): Stephen Curry 35, Klay Thompson 13, Kevin Durant 25, Andre Iguodala 10, Draymond Green 10 (fi); Shaun Livingston 9, Nick Young 5, Kevon Looney 4, Javale McGee 4, Quinn Cook 11. DT: Steve Kerr. Houston (85): Chris Paul 13, James Harden 20, Trevor Ariza 6, PJ Tucker 6, Clint Capela 13 (fi); Eric Gordon 11, Gerald Green 9, Ryan Anderson 0, Luc Mbah a Moute 3, Tarik Black 0, Joe Johnson 4. DT: Mike D’Antoni. Arbitros: Jason Phillips, Marc Davis, Sean Corbin. Parciales: 31-22, 54-43, 88-67. Estadio: Oracle Arena.

Los comentarios están cerrados.